domingo, abril 21

Desmantelaron cuevas financieras que operaban en CABA y en el oeste del conurbano bonaerense bajo la fachada de joyerías

Los allanamientos, a cargo de la Policía Federal, se realizaron en varios puntos del AMBA. Hay ocho personas imputadas

Tras una extensa investigación que abarcó varios meses, la División Antifraude de la Superintendencia de Investigaciones Federales de la Policía Federal Argentina (PFA) llevó a cabo una serie de allanamientos en varias localidades del oeste del conurbano bonaerense y en la Ciudad de Buenos Aires, en los que desmantelaron varias cuevas financieras que operaban como si fueran joyerías. Ocho personas fueron imputadas.

Según indicaron fuentes policiales a Infobae, los operativos se llevaron a cabo en comercios ubicados en Laferrere, Morón, Merlo, San Martín y en el barrio porteño de Flores. El objetivo de esta operación -explicaron- era poner fin a las actividades de cambio ilegal de divisas que se realizaban en comercios que operaban bajo la fachada de supuestos locales de venta de joyas.

La investigación se inició aproximadamente hace tres meses, después de que el Juez Federal de Morón, Jorge Rodríguez, instruyó a la PFA a llevar a cabo una serie de investigaciones con el fin de determinar si varios comercios ubicados en diferentes zonas del territorio bonaerense, así como en la Capital Federal, violaban el Régimen Cambiario. Es decir, si llevaban adelante operaciones de cambio de divisas que no contaban con la autorización del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Durante estos meses, los agentes de la División Antifraude descubrieron que la cadena de joyerías Mayre, también operaba como “cueva financiera” en sus distintas sucursales, donde realizaban cambios de divisas de manera ilegal. Un detalle que llamó la atención a los investigadores es que estos comercios, que compartían el mismo nombre de fantasía, promocionaban en redes sociales, a través de tarjetas y otros medios, la compra y venta de divisas a precios vinculados al mercado del dólar paralelo.

Las actividades de estos establecimientos fueron minuciosamente seguidas por los detectives de la PFA, quienes documentaron todas las operaciones en una investigación, según las fuentes consultadas por este medio.

Tras recopilar y documentar las pruebas, el magistrado federal determinó que había fundamentos suficientes para llevar a cabo registros en todos los comercios identificados. Es que además de se encontraban en infracción al Régimen Penal Cambiario, las fuentes admitieron que se abrió también la posibilidad de investigar a los responsables por el presunto delito de lavado de activos, ya que no se descarta que las operaciones no declaradas provengan de actividades ilícitas.

Los allanamientos se llevaron a cabo el día de ayer y dieron como resultado resultaron el secuestro de teléfonos celulares, computadoras, registros relacionados con el cambio de divisas, así como una suma significativa de dinero en efectivo, incluyendo más de U$S 25.000 y $18.000.000 en moneda local.

Los responsables de los locales fueron notificados de la apertura de la causa y quedaron formalmente imputados por Infracción a la Ley 19.359 del Código Penal (Régimen Cambiario). Por su parte, funcionarios de la Gerencia de Entidades no Autorizadas del Banco Central participaron de los allanamientos como veedores.

Los imputados fueron identificados como P.D.H. (43), a quien le incautaron 1.896.000 pesos, 430 dólares, 10 euros, un teléfono celular, una máquina contadora de billetes y una CPU.

L.A.B, de 25 años, le secuestraron una máquina contadora de billetes, una CPU, un folio con contrato de locación comercial, constancias de inscripción de AFIP, constancia de alta de punto de venta, 311.630 pesos argentinos, 1.800 dólares, 200 euros y un teléfono celular. Por su parte, a M.J.S., de 37 años y una mujer identificada como V.V.B., de 45, les secuestraron 645 euros, más de seis millones de pesos, 12.660 dólares, un teléfono celular, una máquina de contar billetes, un DVD con imágenes de las cámaras del lugar y diversas documentaciones de interés para la causa.

También se identificó a B.G.R. de 33 años, a quien le incautaron en el local 3.5 millones de pesos, 2.800 dólares, una máquina de contar billetes, documentación variada, folletería con anotaciones varias, habilitación de comercio, tickets comprobante Z y un DVR con imágenes de las cámaras de seguridad.

También fue notificado L.J.H. de 42 años. Le secuestraron un teléfono celular, una notebook, una CPU, documentación variada, anotaciones con presuntas maniobras de cambio marginal, una plancheta de data fiscal, un contrato de locación, una boleta de servicio municipal, una tarjeta de publicidad, 2.6 millones de pesos, 2.524 dólares y 20 reales.

P.J.C. de 42 años, le secuestraron tres sobres de papel madera con documentación, un pendrive, una CPU, una máquina de contar billetes, un teléfono celular, 1.170 dólares y más de 700.000 pesos argentinos.

En la Ciudad, a D.B.R.P (25), de nacionalidad venezolana, se secuestró un teléfono celular, documentación variada, folletería, anotaciones con presuntas maniobras de cambio marginal, inscripción en AFIP, contrato de locación, una boleta de servicio, planilla con valores en números de billetes extranjeros, una CPU, 2.3 millones de pesos, 2.400 dólares y 90 euros.

Las fuentes indicaron que los responsables de los comercios fueron notificados de la formación de la causa y de que se encuentran imputados por Infracción al Régimen Penal Cambiario.