jueves, junio 13

Aumento de casos de coronavirus: dónde me puedo vacunar contra la COVID-19 en CABA y Provincia de Buenos Aires

Los casos de COVID-19 se sextuplicaron desde que comenzó el año, según datos publicados en el último Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación. El promedio diario de notificaciones en el país pasó de 126 en la última semana de 2023 pasado a 685 la semana pasada. En este lapso ya hubo al menos 15 personas fallecidas por esta infección. El ascenso de casos está impulsado por la subvariante JN.1, que está causando una nueva ola en todo el mundo.

Ante el aumento del número de casos de COVID-19 registrado durante las últimas semanas en nuestro país, la cartera sanitaria remarcó la importancia de mantener actualizada la aplicación de dosis de refuerzo de la vacuna contra esta enfermedad, sobre todo las personas mayores de 50 años y quienes tengan condiciones de riesgo.

Quiénes deben aplicarse una dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19

El Ministerio de Salud de la Nación actualizó en mayo de 2023 las recomendaciones para la aplicación de dosis de refuerzo contra COVID-19, en acuerdo con lo propuesto por la Comisión Nacional de Inmunizaciones (Conain) y con el consenso de las y los titulares de las carteras sanitarias de las 24 jurisdicciones. Así, se establecieron 3 grupos de acuerdo al riesgo alto, medio y bajo de desarrollar formas graves de la enfermedad.

Grupos con alto riesgo: personas de 50 años o mayores, personas con inmunocompromiso y personas gestantes. Deben recibir una dosis de refuerzo contra COVID-19 si han transcurrido 6 meses desde la última dosis aplicada, independientemente de la cantidad de refuerzos recibidos previamente y respetando el intervalo mínimo de al menos 4 meses desde la última dosis. 

Grupos de riesgo medio: personas menores de 50 años con comorbilidades (enfermedades crónicas y obesidad) y las personas con mayor riesgo de exposición (personal de salud) y función estratégica. La recomendación para este grupo es que reciban un nuevo refuerzo a los 6 meses de la última dosis aplicada, y posteriormente un refuerzo anual.

Grupos con bajo riesgo: menores de 50 años sin comorbilidades. Tienen disponible la vacunación de refuerzo contra la COVID-19 y se recomienda que su aplicación sea anual.

Desde la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE) explicaron que es necesario aplicarse las dosis de refuerzos para sostener la protección: ayuda a estimular la memoria del sistema inmune como un recordatorio y a prevenir el desarrollo de formas graves de la enfermedad.

El total de la población que recibió el primer refuerzo es del 49,6%, siendo alrededor del 75% en los mayores de 50 años. En cuanto al segundo refuerzo, la población mayor de 50 años presenta una cobertura mayor al 40% y cercana al 45% cuando se considera a los mayores de 60 años, según datos a enero de 2024 del Ministerio de Salud de la Nación.

Dónde vacunarse contra la COVID-19 en Ciudad y Provincia de Buenos Aires

En la Ciudad de Buenos Aires, para recibir la vacuna contra el COVID-19 hay que sacar un turno a través de la web del Gobierno porteño (ver acá). Los vacunatorios disponibles para aplicarse la vacuna son los Centros de Salud y Acción Comunitaria (CESAC) y los Hospitales porteños Argerich (Pi y Margall 750), Pirovano (Av. Monroe 3555), Tornu (Combatientes de Malvinas 3002), Piñero (Av. Varela 1301), Cecilia Gierson (Av. Fernández de la Cruz 4402), Zubizarreta (Nueva York 3952) y Santojanni (Leguizamon 950). Además, hasta el 31 de enero también estará disponible la Unidad Sanitaria Móvil en el Centro Islámico (Av. Int. Bullrich 55, Palermo)

Mientras que en la Provincia de Buenos Aires están vacunando en todos los centros de salud y hospitales pertenecientes a la gobernación sin necesidad de pedir un turno. En esta web se pueden conocer todos los vacunatorios disponibles y el horario de atención. 

En ambas jurisdicciones ofrecen la vacuna bivalente de Pfizer y Moderna. Como explicamos en esta nota, las vacunas bivalentes incluyen un componente de ARN mensajero correspondiente a la cepa original del virus SARS-CoV-2 para proporcionar una respuesta inmunitaria que es ampliamente protectora contra la COVID-19 y un componente de ARNm correspondiente a los linajes BA.4 y BA.5 de la variante Ómicron.

Estas vacunas siguen funcionando bien frente a la subvariante JN.1 en relación a la reducción de enfermedad, enfermedad severa y muerte. Es decir que hasta hoy, pese a que la subvariante tiene aparentemente un mayor escape a la respuesta inmune, las vacunas que se aplican en Argentina y en el mundo siguen siendo efectivas”, indicó Daniela Hozbor, doctora en Ciencias Bioquímicas e investigadora de Conicet en esta nota de El Diario Ar.