lunes, febrero 26

Mauricio Macri reaparece en plena escalada de conflictos en Juntos por el Cambio: crisis y amenazas de ruptura en distritos clave

El expresidente volverá hoy al centro de escena en Mar del Plata, donde presentará su nuevo libro, en momentos en que crece la disputa en la coalición opositora por el armado electoral; fuerte tensión en Mendoza y Córdoba

Mauricio Macri interrumpirá este jueves sus días de descanso en el Cumelén Country Club, un lugar paradisíaco ubicado en Villa La Angostura, para salir al escenario político. Viajará hasta la ciudad de Mar del Plata, uno de los destinos turísticos más concurridos durante las vacaciones de verano, donde encabezará la presentación de su nuevo libro, Para qué. La reaparición pública del expresidente se produce en plena escalada de los conflictos en Juntos por el Cambio por la estrategia para recuperar el poder en 2023. La crisis y las internas sacuden el esquema opositor en al menos tres distritos clave, como Córdoba, Mendoza y Tucumán, donde hay riesgos de ruptura.

Macri mira por ahora esas disputas de liderazgo con un aire de superioridad. Se pone por encima de la pelea por las candidaturas y no larga prenda sobre su futuro. En la intimidad repite que aún no definió si desea volver a postularse. En los contactos y reuniones políticas que mantuvo desde su retiro en Cumelén insistió en que su decisión solo se basa en el componente personal. Es que Macri está convencido de que logró recuperar su capital político y su capacidad de influencia en la oposición. Y cree que retiene alto niveles de adhesión en el universo de votantes antikirchneristaspor lo que no duda de que se impondría en una interna de JxC y estaría en condiciones de ganar las elecciones generales. Hoy, Macri no dará pistas sobre una eventual candidatura. Pretende acelerar su cruzada por redefinir la fisonomía de JxC: quiere forzar la discusión en torno a cuáles son los planes y valores que representa el Pro.

En la charla que mantuvieron a solas con Horacio Rodríguez Larreta en el Sur, que ambos protagonistas manejaron con hermetismo, el expresidente dejó en claro que no tiene en mente apoyar a uno de los candidatos a presidente de Pro, es decir, Patricia Bullrich o el alcalde, en caso de que opte por no jugar en 2023. Sin embargo, aclaró que se pondría el traje de elector si viera que uno de los dos no garantiza el cambio o las transformaciones estructurales. Larreta se mostró conforme tras el cónclave, pero no obtuvo precisiones ni garantías. No descarta que Macri sea candidato. Y no sabe si está dispuesto a apoyarlo en una posible interna con Bullrich, quien visitará al expresidente en Cumelén. A Macri y sus laderos les molesta que el larretismo haya hecho trascender que buscaba un acuerdo con el fundador de Pro. Descartan de plano esas versiones y subrayan que Macri aboga por una competencia “con altura”. Son signos de un período inédito de paz armada en Pro.

La desconfianza del expresidente hacia Larreta no cesa. De hecho, sus leales le adjudican al jefe porteño y sus armadores el intento de reinstalar a María Eugenia Vidal como eventual candidata a jefa de gobierno de la ciudad. Consideran que el alcalde pretende promover un nuevo “plan V” como alternativa a los experimentos de Fernán Quirós y Soledad Acuña, quienes se lanzaron para desafiar a Jorge Macri, el postulante del expresidente y de Bullrich, pero aún no activaron sus armados. “María Eugenia le dijo a Mauricio en la cara que quiere ser candidata a presidenta. Eso es un invento de Horacio”, brama uno de los dirigentes que orbita cerca de Macri. Por eso, el cofundador de JxC la incluye constantemente a Vidal en el lote de presidenciables.

Está claro que la Ciudad es el campo de la batalla entre Macri y Larreta por el liderazgo opositor. El expresidente pretende que el distrito siga en manos de Pro frente al constante coqueteo de Larreta con Martín Lousteau, el postulante de la UCR. Tras regresar de la Costa, Larreta mantuvo su juego ambiguo: ayer se volvió a mostrar con Jorge Macri, pero también compartió actividades con Lousteau. En el larretismo reconocen que Quirós aún no pudo tomar impulso. Lo adjudican al cambio de clima, por el mes del Mundial y la ofensiva del kirchnerismo contra la Corte.

Crisis y posible ruptura en Mendoza

Hoy Macri pisará Mar del Plata, terruño de Guillermo Montenegro y escenario de la foto “beatle” de Larreta junto a los radicales Morales y Lousteau, en momentos en que crece el conflicto en Mendoza, uno de los bastiones de la UCR. Los radicales tienen sus propias internas -una vertiente reniega del liderazgo de Morales y su acercamiento a Larreta en modo compañero de fórmula-, pero cerraron filas ante el intento de Omar de Marchi, referente local de Pro y socio del jefe porteño, de disputarle a Rodolfo Suarez y Alfredo Cornejo el control de la provincia. Lo acusan de amenazar con quebrar el frente Cambia Mendoza y ser funcional al peronismo.

El tema se discutió el martes en la reunión cumbre de la mesa nacional. Morales dijo que esa problemática sería causal de ruptura de JxC, por lo que Bullrich prometió tomar cartas en el asunto. “Voy a ayudar a que esto se ordene”, le escucharon decir a Larreta durante la cumbre por Zoom. Para la titular de Pro, el alcalde se quedó mudo. Ahora planea convocar a la cúpula partidaria. Pero apunta sus dardos contra De Marchi, a quien acusa de dividir al partido en la provincia. “Mientras algunos siguen preocupados por la rosca, nosotros nos preocupamos por los problemas estructurales de Mendoza, que no han sido discutidos adecuadamente”, dijo De Marchi a LA NACION. Cuestiona la falta de crecimiento económico y los niveles de pobreza en el distrito, entre cosas.

En el sector de Pro que responde a De Marchi acusan a Cornejo de apelar a un sistema de conducción similar al de Néstor Kirchner y de inmiscuirse en la interna de sus socios internos para atomizar la oferta. “Patricia juega con Cornejo y Horacio nos apoya, pero no lo va decir. No puede patrocinar una ruptura”, argumentan en el ecosistema de Pro. Cornejo dejó trascender que le hubiese encantado asistir a la presentación del libro de Macri en Mar del Plata. Hasta hace unas horas buscaba vuelos desde Chile para presenciar el evento y, de esa manera, enviarle un mensaje interno a Morales y Larreta. Ayer, en una entrevista con el diario Clarín, vinculó al jujeño y al alcalde con Sergio Massa.