miércoles, mayo 22

Reclamo tras el allanamiento policial a un jardín en horario escolar. CABA: paro docente “en defensa del nivel inicial”

Los gremios llevaron a cabo una huelga de 24 horas por los ataques y amenazas en un jardín donde tres docentes fueron denunciados por supuestos abusos.

Los gremios docentes de la Ciudad de Buenos Aires realizaron este lunes un paro de 24 horas “en defensa del nivel inicial” con un acto en la Plaza Armenia de Palermo. Fue tras las denuncias de abuso sexual en un jardín de ese barrio, por las que el Ministerio de Educación ya separó a tres docentes y hay una investigación judicial en curso. Desde el jardín denuncian que la Policía de la Ciudad ingresó a allanar el establecimiento en horario escolar, con maestras y alumnos dentro del lugar, y que el resto del equipo docente viene sufriendo ataques y amenazas. Piden que los hechos se investiguen “a fondo” y que se resguarde la identidad de los y las chicas y las maestras. 

Eran las 11 de la mañana de este lunes y la Plaza Armenia, ubicada a diez cuadras del jardín, estaba colmada de docentes, en su mayoría maestras de inicial. A fines de la semana pasada, tras el ingreso de policías porteños al jardín, desde el nivel inicial comenzó a crecer la voluntad de convocar al paro. Según denuncia el equipo docente de la institución, el jueves pasado, alrededor de las 15 y por orden de la Justicia, la Policía ingresó al jardín y retiró a los y las docentes de las aulas para realizar el allanamiento, con los y las alumnas en el lugar. Para ese entonces, el Ministerio ya había apartado a las tres docentes denunciadas y la Justicia ya intervenía en los hechos. 

“Cuando los chicos y las chicas denuncian hay que escuchar su voz e investigar a fondo, somos las primeras en decir que queremos que se investigue”, dijo al tomar la palabra en Plaza Armenia Mariana Scayola, secretaria General de Ademys, que fue al paro junto a UTE y CAMYP. “Se tiene que investigar, pero se tiene que resguardar la identidad de los chicos, de las maestras y de la escuela para garantizar el proceso de investigación”, añadió Angélica Graciano, secretaria general de UTE, que calificó a la convocatoria como una “enorme muestra de dignidad”. Según Scayola, “las compañeras del jardín que no están implicadas, que no tienen nada que ver y que no son parte de la denuncia, están recibiendo aprietes y amenazas sobre ellas y sus hijos“. 

Los y las docentes reclaman que se respeten los tiempos y garantías constitucionales, sin involucrar al resto del equipo que no está implicado en la denuncia. También que se preserven los detalles de los hechos para resguardar el derecho a la intimidad de los y las niñas. “Hay medios que exponen sin miramientos, sin cuidado de las infancias y generando sentencias sobre la institución que no les corresponden. Eso vulnera a las infancias y al derecho de presunción de inocencia”, dijo a este diario Liliana Caris, docente y psicóloga trabajadora de equipos interdisciplinarios del nivel inicial. 

Caris, integrante de la Corriente de Trabajadores de la Educación dentro de UTE, brindó detalles sobre el operativo policial que irrumpió la semana pasada en el jardín: “El allanamiento fue para recolectar pruebas pero se realizó con una violencia extrema. Fue sobre les niñes que estaban en el jardín y sobre el resto de les trabajadores que continuaban sus tareas, mientras quienes habían sido acusadas ya se encontraban separadas y con la Justicia siguiendo su proceso”, precisó. 

Durante el acto también se leyó un comunicado de apoyo de padres y madres del nivel inicial del Distrito Escolar N°9. En el documento, titulado “con los niños y las niñas no; con los y las docentes tampoco“, las familias advirtieron que “estamos atravesando un tiempo delicado para educar a nuestros hijos e hijas en paz y alegría. Nos preocupan las situaciones de violencia en las que quedan en medio de un clima hostil, de maltrato y de sospecha hacia sus docentes, que no son ni más ni menos que trabajadores y trabajadoras como nosotros”. 

No podemos permitir que las escuelas se conviertan en territorios de conflicto en los que nos vienen a pegar“, había dicho antes Scayola, que refirió otros casos de agresiones físicas por parte de familias que se acercan a las escuelas para atacar a los y las docentes. “Los papás que acompañaron el reclamo plantearon justamente la dificultad de construir confianza en una sociedad donde la sospecha es todo el tiempo la centralidad del discurso. Es muy dificil encontrar confianza cuando nos encontramos haciendo tareas de cuidado de la infancia en una condición paupérrima y con permanente descalificación hacia nosotres”, planteó por su parte Caris. 

La causa se inició el pasado 2 de mayo cuando la familia de un niño presentó una denuncia formal por abuso sexual, luego de que el chico relatara prácticas abusivas por parte de docentes del jardín. A ello se sumaron otros casos y ya son al menos 10 las familias denunciantes en la causa que tramita en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°26. Página 12 consultó a fuentes del Ministerio sobre su actuación ante el hecho y respondieron que, además de separar a las docentes, se activó el “Protocolo de Vulneración” y un equipo de Orientación Jurídica acompaña con reuniones a los docentes y a la conducción del jardín.