miércoles, mayo 22

Diego Kravetz explicó por qué la Ciudad no permitirá que las personas duerman en la calle: “Arman ranchadas”

El secretario de Seguridad y jefe de la Policía de CABA aseguró que hay 4000 personas que no tienen un techo, muchos de ellos con problemas de adicción, que no aceptan dormir en los paradores del gobierno porteño.

Diego Kravetz, secretario de Seguridad y jefe de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, volvió a defender la decisión del gobierno porteño de no permitir que las personas duerman en la calle“Ya es inconvivible para los vecinos. La opción es dormir en un parador o irte a otro lado

“Actualmente, nos encontramos una situación compleja porque hay mucha gente en situación de calle. En el censo del 2006 había 725 personas durmiendo en las veredas o cajeros automáticos. Hoy hay más de 4000″, explicó el funcionario.

A su vez, confirmó que desde el Estado le dan la posibilidad de acceder al programa Buenos Aires Presente (BAP), donde pueden tratar una adicción, darles un techo hasta que se pueda estabilizar y hasta cuando lo necesiten, pero afirmó: “No es opción dormir en la calle”.

Según detalló Kravetz, entre 2000 o 3000 personas asisten diariamente a los paradores que están distribuidos por toda la Ciudad. Sin embargo, alrededor de 1300 se niegan a utilizarlos.

Sobre los motivos por los cuales no quieren acceder a los BAP, puntualizó: “Algunos son adictos, otros con problemas psiquiátricos o psicológico, y otros 650 con antecedentes penales, con una lógica de convivencia parecida a las que hay en las cárceles. Se arman ranchadas, se drogan, roban algo y después lo venden. No hay posibilidad de que estas personas se queden en la calle. Una cosa es los que tienen problemas reales de consumo, y otra es los que aprovechan la situación para cometer delitos”.

El fenómeno se ve bastante en la zona de Constitución, pero con el tiempo se fue expandiendo a lugares como Palermo, Colegiales, Villa del Parque, entre otros. Yo creo que no hay que castigar a la persona que tiene esta vida, pero es ya inconvivible para los vecinos, imaginate salir de tu casa y ver un colchón en la puerta. El Estado da muchos recursos, pero esto no es dormir donde uno quiere, es ir a paradores o irte de la Ciudad”, reiteró.

Consultado sobre las quejas de las personas que asisten a los paradores, por temas de violencia, robos o dificultades de convivencia, el funcionario dijo: “Sabemos que la convivencia involuntaria es difícil. Como Estado tratamos de poner gente con similitudes para que se lleven bien. Obviamente que en estos lugares donde hay mucha gente siempre pasan cosas, pero tratamos de trabajar para que sea la convivencia lo mejor posible”.

En cuanto al tema de la droga y el consumo, reconoció: “En CABA tenemos una ley que es vieja, porque el delito de comercialización está desfederalizado, con una fiscal que investiga hechos de narcotráfico en menor escala. El tema de consumo es difícil en cuanto al abordaje, porque el consumidor cuando uno trata de llevarlo al sistema penal no se puede, y llevarlo al otro sistema es casi voluntario, no podemos obligar al consumidor o ponerle un chaleco de fuerza y meterlo en una institución. Acá aparece un déficit, y necesitamos que haya una modificación de la ley, encontrarle una vuelta”.

También contó que muchas situaciones de violencia se dan entre consumidores que viven en la calle. “Ya le sacamos más de 700 cuchillos en lo que va de esta última gestión. Con eso bajamos muchos los heridos de arma blanca, pero aún persiste esa violencia, y más con los agentes de seguridad. Lo que vamos a hacer de ahora en más que, si se niega a la orden directa del agente, será considerado como una resistencia a la autoridad”.